Monday, December 29, 2008

Let The Right One In

Leo, en el blog de D, una entrada sobre Ostrov, y Come In! de Martynov.

Hace cosa de más de un año, A y yo vimos Ostrov por pura casualidad, y salimos conmovidos y maravillados. Ayer vimos Let the Right One In, una película sueca de amor, y de vampiros, pero no esos vampiros romantizados y elegantes. Esta es una niña de 12 años, de nombre Eli, que mata porque tiene que hacerlo, y como todos los vampiros, no puede cruzar el umbral de una puerta a menos quer alguien la invite a hacerlo. Su vida es itinerante, miserable, asquerosa, triste.

¿No estamos todos, de alguna manera en esa misma situación?

Nos la pasamos años y años de nuestra vida buscando el modo de cruzar el umbral hacia una vida plena, que tenga significado, o al menos sentido, y nos desangramos cada vez que lo hacemos sin que nos hayan invitado...

Déjame entrar, y el indicado nos franqueará el paso...

Din, Eli

5 Comments:

Anonymous Historiador said...

Dejé esto en el blog del señor Miklos. No sé si lo vaya a sacar. Con la mejor intención, lo dejo aquí también.

Elizabeth (efg): y muchos no practicantes ni conocedores de las ciencias sociales son muy buenos opinadores contundentes sobre temas que no son el día a día y que exigen formación e información especializadas de las que carecen –son personas que se dejan llevar por sus opiniones “pre” sin tener conocimiento de causa de lo que opinan. Suena bien eso de meterse en cualquier tema, pero no es muy bueno. Así, estoy de acuerdo con tu comentario, salvo en la parte en que hablas de la revolución mexicana. Ahí cometes el mismo pecado que denuncias. Tú no eres ni analista política ni historiadora (visité tus blogs, y, claro, leí tu comentario). Tampoco una conocedora de las investigaciones de quienes sí lo son, ni de sus herramientas. Es obvio. Si lo fueras, sabrías que en efecto la revolución mexicana (RM) no es lo que se dice que fue, la RM que enseñan en las escuelas y de la que habla el PRI no existió. No sé si eso fue lo que dijo el presentador y tú lo olvidaste o no comprendiste. No lo sé. Tal vez quiso decir lo que estoy diciendo yo ahora. Tal vez no lo dijo así. Tal vez sí y tú malinterpretas. Tal vez él no captó del todo el texto del que estaba hablando en la presentación (¿de qué revista, por cierto?). En ese último caso, el problema sería de la expresión del presentador, no de la tesis base, mucho menos del autor o autores “presentados”. Lo cierto (lo es y se sabe, aunque muchos no lo digan y muchos más lo ignoren) es que no hubo RM en los términos de la historia que tú “conoces”. Como eso es lo que “conoces”, y no la mejor historiografía ni el mejor análisis político al respecto, te produce shock una afirmación así. Como a muchos. El problema está en que desde una posición de ignorancia todavía te das el lujo de indignarte y juzgar con fuerza. No debes hacerlo, pues no tienes elementos. ¿Por qué no argumentas y pruebas que esa RM tuvo las causas que dice la historia oficial y que, por tanto, sí existió como quiere? ¿Por qué no demuestras que quien o quienes implicas que están mal en verdad lo están? Hubo movimientos armados (revolucionarios) y procesos de cambio político-social posteriores a Porfirio, claro; me parece (aun sin haberlo escuchado; me baso en tu cita) que el presentador no niega eso, eso que no es lo que se maneja generalmente como RM. Por facilidad podemos agruparlos para denominarlos así (RM) pero la sustancia histórica real y sus conexiones y sus resultados particulares y generales y agregados son algo diferente a lo que dice la historia oficial. No hay esa unidad revolucionaria entre movimientos y sí muchas divergencias, oposiciones y contradicciones entre ellos. Hay muchos momentos y cortes varios dentro del periodo que se ha dado en tener como de la RM; y lo popular como origen de lo revolucionario es ficticio, no se trata de un levantamiento generalizado de los pobres en contra de los malos (quien eso cree nada entiende), ni modo, hay que decirlo. Algunos levantados, como Zapata, no tienen en mente un cambio para el país y ni siquiera para toda una clase o sector (en este caso, los campesinos. Zapata sólo piensa en zonas del estado de Morelos). [Este punto no aparece en el comentario que dejé en el blog de Miklos]. Ni qué decir que hay enormes zonas del país donde prácticamente no pasa nada “revolucionario”. Además, Elizabeth, te metes con el presentador, no con el autor del texto o libro (bueno, si haces eso último, tendrías que meterte con más de uno que en verdad investiga y sabe). ¿Cómo es que estás tan segura de lo que crees? ¿Desde dónde sacaste tu conclusión? ¿Desde el interés por alguna forma de arte? ¿Del placer de la escritura literaria?
Soy historiador. No me gusta el ruido. No soy joven. Es mi primer y último comentario en el blog del señor Miklos. Por todo eso no voy a poner mi nombre. Tengo algo que ver con una revista con la que también tiene que ver el autor de este blog. Lo mío es la Historia, no la literatura. Vengo a este blog a leer lo que otros hacen –y que creo que hacen bien-, porque me agrada, me relaja. No tengo otro interés. En el camino, me topé con el comentario de Elizabeth. Meto la cuchara porque comentarios así meten ruido al blog, lo sacan de lo suyo, que tan bueno es. También porque se comete un error y es importante que ese error deje de cometerse. Como ve Elizabeth, ahí hay un problema. Espero que Elizabeth deje de contribuir a él, sobre todo ya que lo tiene identificado para otros y ahora, espero, para ella misma.
Repito que no pongo mi nombre porque no me interesa ni promocionarme ni llamar la atención, ni entrar en “discusiones” gratuitas. Tampoco quiero darle un golpe a Elizabeth, ni a nadie. No lo estoy haciendo. No estoy molestando, estoy argumentando. Digo todo esto porque he visto en blogs que los legos se arrebatan y atacan con singular alegría en los comentarios, todos se la pasan calificando y descalificando sintiéndose los entendidos que no son. Así como yo no ataco, no estoy a dispuesto a que me ataquen porque sí. Disculpen, pero soy de otra generación.
Saludos cordiales.

Tuesday, 30 December, 2008  
Blogger efg said...

Estoy de acuerdo contigo en que no soy ni historiadora, ni politóloga.
Quizá el comentario se siente fuera de contexto, y desproporcionado porque en realidad era la continuación de una larga conversación (larga, larga, años). Por lo mismo, el nombre de la revista y el presentador me parecen irrelevantes.
Aunque respeto tu decisión de anonimato, sí me gustaría ver tu nombre, no suelo atacar a la gente porque sí.

Tuesday, 30 December, 2008  
Anonymous Historiador said...

Elizabeth: te agradezco no censurar, o borrar, mi comentario. Eso dice algo bueno de ti. Como lo diría que reconozcas un error y aprendas al respecto (me disculpo si me sale lo profesor, es lo que soy). También agradezco que no reacciones con furia en mi contra.
A mí no me importa el nombre del presentador. El de la revista lo preguntaba para conseguir el número en el que debe aparecer un texto que tiene que ver con mi disciplina, y que ha despertado mi curiosidad. Eso es todo.
Yo tampoco conozco tu nombre (completo). Ni es necesario. Si insistes te diré que en mi estancia en EU me llegaron a llamar Matt (así me decían, un poco irracionalmente; es una historia, como dicen hoy, “local”. Si el señor Miklos permite que salga mi comentario, Matt es el nombre que debe aparecer). No soy, digamos, desconocido en la academia mexicana, y no me gusta que me conozcan -mucho menos fuera de mi propio trabajo, por ejemplo, en un blog de otros para otras cosas. Es decir, no quiero mi nombre circulando en blog. Ahora ya me siento un poco ridículo, un tipo que va para la tercera edad anotando esto entre jóvenes.
Ya qué: tienes algo más que decir ahora sobre lo que dijiste de la revolución mexicana?
Saludos cordiales.

Tuesday, 30 December, 2008  
Blogger efg said...

Historiador, te respondo con más calma, en mi comentario, el asunto de la revolución mexicana salió como una cosa tangencial, ya que no era el tema que se estaba discutiendo, y yo usé la perversa lógica del presentador para ilustrar otro punto.

Me explico un poco más: durante al periodo que se conoce como RM murieron un millón de mexicanos, ese es un hecho, que dicha cosa halla ocurrido por las razones que sean, no afecta el hecho de que mucha gente murió, y algunos lo hicieron por una causa en la que creían, otros nadamás porque la bola los jaló, y otros fueron carne de cañón... Si a eso le llamamos RM o la Gran Matanza, da igual, lo que me parece terrible y alarmante es decir que no existió...

No voy a defender la explicación oficial, ni ninguna de las incontables revisionistas, porque, de nuevo, ese no era el punto... y al releer mi comentario, tienes razón, viniendo así de la nada, suena a borrar la trayectoria de la persona que hizo el comentario de un plumazo sin ninguna razón o justificación...

Lo que estaba intentando ejemplificar (quizá de una forma poco elegante) es el ansia de los tiempos modernos (de los jóvenes, con todo y lo que eso dice de mi generación) por todo limitarlo al hoy, al presente, a limitar los contextos -políticos, económicos, artísticos- a lo que sucede en un presente inmediato, y pensar que eso es hacer análisis... cosa que tienden los periodistas (y los analistas de todo tipo) a hacer... (no todos, y no siempre, aclaro).

Un ejemplo, más cercano al tema que se discutía en el blog de Miklos: un coleccionista de Arte neoyorkino posee la mayor colección de Warhols de la historia, al preguntársele qué es lo que aprecia en el arte de Warhol, él contesta, "Bueno, es una persona que tiene sus propias ideas, y las expresa", ese video a su vez es comentado por un blogger en los siguientes términos: "Sí, el entrevistador lo hace ver como un pendejo, pero ¿y eso qué? el coleccionista tiene millones de dólares, ¿no?"

Es decir, como los valores de nuestro tiempo, incluso los que rodean las obras de arte, son de corte puramente mercantilista, esos -y sólo esos- deben ser los valores por los que debemos medir la trayectoria -y la ideología estética- de una persona...

Espero que el punto que quería ejemplificar haya quedado más claro... o al menos dejar claro que no se trataba de discutir las causas de la RM, o su existencia...

Un saludo, y dejo el post de arriba, dedicado para ti, y para mí por igual... mis mejores profesores siempre fueron los que no enseñaban desde la cátedra, sino los que estaban dispuestos a aprender a mi lado...

Wednesday, 31 December, 2008  
Anonymous Historiador said...

“Perversa lógica”? Nadie niega ni negó, tampoco el presentador, que haya habido muchos muertos. Dónde está la perversidad? Insistes en un sinsentido. Por lo que tú misma dijiste que dijo el presentador, no se puede sacar esta conclusión que ahora sacas. La sacas de tu manga. Lo que se negaba era la existencia de la RM según la narrativa oficial. Y eso es un acierto, le pese a quien le pese. Los hechos, hechos son, y se conocen. El número de muertes y lo lamentable del hecho nunca fueron manejados como inexistentes. Entonces, cuál es el problema? (Espero que no algo personal o gremial).
Al no seguir la historia oficial se está en un presentismo? Por supuesto que no. Tampoco al criticar el pasado. Criticarlo no es borrarlo ni ningunearlo. Lo que tienes que tomar en cuenta es que se debe acceder correctamente al pasado para insertarse bien en el presente. Por eso hay que estudiar el pasado y derrumbar los mitos y leyendas. Acaso no ves lo dañina que es esa idea de la RM para el futuro de México?
El resto de tu comentario no tiene nada que ver con lo de la RM. Y no, no es más claro lo que quieres decir. Pero estoy dispuesto a “escucharte”.
Los mejores profesores son los que enseñan bien desde la cátedra y, si es posible, aprenden en otros sentidos al lado de sus alumnos. Con toda humildad, yo no puedo aprender a tu lado sobre Historia. Sobre tus temas, seguramente. De todos modos, te agradezco el post de arriba.
Otro problema de los jóvenes de hoy es que no pueden reconocer totalmente errores y asumirlos, pero quieren estar juzgando cualquier cosa sin que se les “moleste”. Se matan revolcando las cosas y personalizan. No quieren aprender de verdad entonces.
Puedes decirme el nombre de la revista?
Saludos cordiales y buen inicio de 2009.

Thursday, 01 January, 2009  

Post a Comment

<< Home