Wednesday, February 04, 2009

Llamado

Un ave emite un agudo llamado, y otra, lejos, le contesta. ¿Contestarás tú?
No hay razón, claro, de hacerlo, apenas una súplica desde aquí. Fuera, del otro lado de la ventana, el artificial bosque del asilo vive, renace, todos los años, mientras dentro, los agonizantes disfrutamos el aire sanitizado de un hospital decorado como casa de reposo.
Oigo las aves. NO reconozco ni uno de sus cantos. Quizá, si vivo lo suficiente, al final diga, esa es ave 1, esa es ave 2. Le pregunto a la enfermera, quien me mira condescendiente, desde su joven algodón blanco en forma de bata.
Nadie sabe qué tipo de aves viven en esos árboles. Yo sólo veo las copas, dos veces los he tocado, es posible que nunca más.
La enfermera: acomoda con escalofriante eficiencia las almohadas, no sólo la mía. No sabe el nombre de esos pájaros que se llaman todas las tardes, no quiere saberlo, piensa en su esposo, en sus hijos, en su vida que se escapa todos los días cambiando las sábanas de viejos agonizantes.
El ave vuelve a llamar... pero esta vez no hay respuesta.

1 Comments:

Blogger RECOMENZAR said...

No hay respuesta a las preguntas del alma cuando el alma duerme su siesta
besos con alas para vos

Saturday, 07 February, 2009  

Post a Comment

<< Home