Sunday, August 23, 2009

Papas fritas

Hace veinte años, las papas se hacían en el momento, un perol de cobre y una hornilla debajo, un recipiente al que se vaciaban para ser rociadas con sal, las pequeñas bolsas de papel que más tarde serían de plástico, limones, más sal, y salsa roja.
El secreto estriba en la temperatura del aceite, y el grosor de la hojuela, también es importante que las delgadas hojas naden en el aceite, que no se toquen entre sí, y sacarlas a tiempo, antes de que estén demasiado doradas, escurrirlas bien evita que el exceso de aceite las humedezca.
Luego se les agrega la sal. La papa tiene que estar aún caliente, para que el aceite derrita la sal y esta se convierta en un aromático líquido dorado.

Las papas de bolsa no saben ni remotamente tan bien. Ni hablaré de engendros como las "hojuelas de papa hechas a base de harina de papa" mis papilas gustativas rechinan de asco.

2 Comments:

Blogger Frutero said...

Pero... ¿a poco no te gustan las Pringles, ese raro y exquisito sucedáneo de la papa frita?

Monday, 24 August, 2009  
Blogger efg said...

Ugh, no...
Aunque quizá tenga que ver con que las primeras pringles que probé fue por allá del 90, y eran sabor "onion & cream"... supongo que era antes de que comenzaran a rociar alegremente todos los alimentos industrializados con glutamato monosódico...

Monday, 24 August, 2009  

Post a Comment

<< Home